Poesía y nosografía

¿Qué tiene que ver la poesía con la disciplina que aborda la clasificación y descripción de los cuadros patológicos?

Que muchas veces la intuición poética nos ayuda a conocer aquello que es casi imposible nombrar.

La propuesta es la de una lectura, desde las psicologías, de lo poético como clave para abrirnos desde lo sensible, además del conocimiento académico, a aquello a lo que las definiciones no pueden aprehender, ese real lacaniano que insiste y no termina de expresarse por la palabra.

Más aún, la apertura a la sensibilidad artística es parte de la formación del analista, porque se trata de humanidad, de seres integrales, además de inconsciente, conciencia, síntomas.

Aquí tenemos una definición, clara y precisa de represión y Neurosis:

El Ciego

Quise olvidarte pero mi olvido no te olvida.

Puse losas heladas sobre mi corazón
y él late a tu compás.

Soy dos, uno come, procura,
el otro, cava mis huesos, grita:
lo amado, amado está.

                                                                                   Juan Gelman

 Uno lee y puede pensar en “represión primaria”, “retorno de lo reprimido”, “primer experiencia de satisfacción”, “objeto perdido”…. Tanto más…

A mí particularmente me sorprende y conmueve el último verso. Se puede ir encontrando un saber hacer con lo ya amado, pero es irrevocable.

Este es otro poema de Juan Gelman: 

La puerta

abrí la puerta/amor mío
levantá/abrí la puerta
tengo el alma pegada al paladar
temblando de terror

el jabalí del monte me pisoteó
el asno salvaje me persiguió
en esta media noche del exilio
soy yo mismo una bestia

No dice “trauma”. Dice el jabalí del monte me pisoteó. Y uno comprende un poco más

También puede leerse sobre la metapsicología de la enfermedad psicosomática: “tengo el alma pegada al paladar”. Se puede decir “déficit de procesamiento psíquico”, “déficit de representación”, “poco espesor del preconsciente”, “capacidad limitada de ligar”, y otros conceptos de la escuela Francesa pricipalmente (Pierre Marty, Sami Ali), pero el poeta dice: tengo el alma pegada al paladar. Antes y después podemos teorizar, describir, analizar, pero él lo sintetiza en seis palabras.

También aplican los conceptos “exclusión somática” en la media noche del exilio y abrí la puerta, y “de regresión psicosomática” en el último verso.

 Y la Psicosis? Aquí Pizarnik, con “splitting”/“escisión”, “real”, en su libro Árbol de Diana

13

explicar con palabras de este mundo
que partió de mí un barco llevándome

                                                                                     A Pizarnik

partió de mí un barco-llevándome

Y no podía faltar Gelman…:

poema “VIII”

(…) La mismidad es un espejo roto en tercera persona

Juan Gelman

hay que detenerse un poco más en esto: espejo-roto-en tercera persona.

Tenemos poesía para la Perversión también, con Mario Benedetti en Torturador y espejo:

qué tristes sumisiones te hicieron despiadado

y en Hombre que mira al tira que lo sigue:

herrumbrado tornillo de cadalso

Por qué? Porque aplica el análisis lacaniano: el perverso como Instrumento del goce del Otro (tristes sumisiones), a quien sirve. Porque el perverso , aunque reniegue, sabe de la castración del Otro, por eso trabaja para darle consistencia, para que no pierda el goce, quedando barrado. Pero a la vez, se pone como objeto del Otro (herrumbrado tornillo), para creer que el goce (thanatos) es posible (de cadalso).

El Psicoanálisis no se ha ocupado en la exhaustividad nosográfica, aunque sí de delimitar territorios, como base de la buena praxis, a partir de la constitución subjetiva. Contrariamente, la Psiquiatría y su hijo aplicado el DSM han hecho de ella objeto principal.

La psicología no psicoanalítica (principalmente la de orientación norteamericana) realiza sus diagnósticos a partir de hechos observables. Pero los rasgos no son suficientes a la hora de definir un cuadro.

La Psicología Sistémica no profundiza en lo nosográfico, porque basada en las leyes de Equipotencialidad y Equifinalidad, se ocupa más de los efectos que de las causas. Sin embargo, y a pesar de críticas veloces, más de una vez se puede encontrar un analista sistémico que aplica con rigor metodológico la resonancia y su estilo, y es más  sensible a la comunicación con el paciente que muchos psicoanalistas que han hecho del “hacer el muerto” profesión de fe talibán.

Ninguno de los versos citados fue escrito con fines académicos, pero ¿no son más eficaces (categoría afín a la ideología perversa y consumista que habla a través de la Psiquiatría y la medicalización) que el DSM?

Anuncios

Acerca de BitPsi - Francisco Arturi

Mensajes: francisco.arturi@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Arte y Psi, Reflexión, Todos los posts y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Poesía y nosografía

  1. ROSA ZARAZAGA dijo:

    BUENISIMO GENIOOO!!! FELICITACIONES!!!

    Me gusta

  2. Loretta Maio dijo:

    ¡Interesantísimo! No había leído nada al respecto. Encontré la nota en Facebook y entré por curiosidad. Saludos, y feliz jueves.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s